RSS

Archivo de la categoría: Opinión

Día internacional contra la violencia de género.


Hoy 25 de Noviembre se celebra el día internacional contra la violencia de género. Hace muchísimo tiempo que no escribo por falta real de tiempo, demasiadas cosas. Pero hoy por muchos motivos he encontrado la excusa para hacer esta pequeña reflexión.

Asusta realmente ver con la facilidad que se producen los casos de abusos de todo tipo y lo verdaderamente mal que entendemos las relaciones humanas, hasta el punto de encontrar personas atrapadas, incapaces de reconocer un trato injusto, insano y muchas veces cruel y atroz.

Las bases no están nada claras y crecemos sin saber donde están los límites o donde deberían estar y en muchas ocasiones justificamos comportamientos injustificables solo por una falta evidente de objetividad y un uso nefasto de la palabra amor.

Es difícil decir de quién es culpa, en parte de la educación, en parte de  la sociedad, en buena parte por la ausencia de límites éticos que nos han convertido bajo la bandera del derecho a la libertad, en una sociedad en la que todo vale y donde se tienen inagotables derechos a la par que escasos deberes. Irresponsables todos. Culpables, un poco todos también.

La diversidad es indiscutiblemente  una materia de enseñanza obligada, pero la responsabilidad y los limites de esa libertad también deberían de serlo. Amar, es sobre todo y por encima de todo respetar. Respetar las decisiones de otras personas, las opiniones de otras personas, el derecho a pensar diferente, a tener distintas metas, a soñar de forma distinta. Nos juntamos y nos enamoramos de personas que comparten nuestros ideales y nuestros sueños, de quienes nos valoran y nos ayudan a crecer aunque  ese crecimiento suponga que se alejen de nuestro lado. Amar a alguien es compartir, no poseer, dialogar, no imponer, potenciar y alabar los valores de nuestro compañero/a, no atacar su autoestima para imponer la falsa idea de depender de alguien, respetar el espacio y la intimidad, no espiar su correo o su móvil, tener relaciones sanas donde nadie hace nada que no quiera para complacer al otro. El maltrato no es solo físico, quizás el mas duro y el mas inadvertido es el psicológico que solo deja cicatrices en el alma.

bz5-lnhcaae_beb

Por último y mas importante que todo eso es entender lo que nos pasa. Si estas con una persona que te hace sentir mal, menos que, dependiente, que lejos de ayudarte a ser feliz y alcanzar tus metas, trata de disuadirte y te obliga a pensar que no hay vida detrás de ella. Para, piensa, habla con quienes te quieren, pide ayuda si es necesario, pero no sigas adelante. Quién de verdad te ama, te cuida, te escucha y te respeta.

Ojalá estas nuevas generaciones crezcan entendiendo todo esto, y ojalá no tengamos que lamentar mas víctimas por este tipo de violencia.

Desde este blog mi apoyo a todas las personas (mujeres y hombres)que han sufrido o sufren por culpa de este mal. Mi respeto y cariño para las familias de las víctimas que sufren la pérdida absurda de un ser querido. Pensemos un poco.

catalogo-exposicion-violencia-de-genero-forges

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 25 noviembre, 2016 en Opinión

 

París.


PARIS-2

Llevo muchísimo tiempo sin escribir, demasiado, pero como a casi todos nos pasa estos días, tengo una inquietud  en la cabeza que no me deja estar tranquilo, así que vuelvo a la escritura con un tema sobre el que preferiría no haber escrito.

El viernes 13 de Noviembre de 2015, quedará grabado para siempre en nuestra memoria como el día en que el terror volvió a apoderarse de una de las ciudades más bellas de Europa. Es fácil acordarse ahora  de las hordas de revolucionarios, sacando de sus casas a la burguesía de la época y pasando a guillotina a cientos de ellos tras un juicio, la mayoría de las veces simulado, a los que ya habían sido condenados por el jurado popular. Eran días de terror, París se inundó de sangre, de violencia injustificada, de venganzas personales y de un sentido de la justicia desmedido. Fue puro fanatismo,  como ahora. De allí surgió sin embargo una de las mejores épocas de la historia de esa nación,  la Ilustración (que sirvió de paradigma para el desarrollo de la Revolución Francesa) y la edad contemporánea.  Grandes pensadores como Rousseau, la primera enciclopedia escrita por Diderot, Voltaire, Newton en Inglaterra, entre otros, crearon las bases de la democracia moderna, dando un paso necesario desde el absolutismo, herencia del medievo, hacia la soberanía popular. París siempre se reinventa y saca provecho de su más triste historia.

La cultura popular además considera el viernes 13, como día de mal fario. Un viernes 13 murió Jesús en la cruz, pero una vez más volvemos a París, donde Felipe el Hermoso confabulado con el papa Clemente, el viernes 13 de Octubre de 1307,  lanzó a sus soldados a las calles de París en busca y captura de los templarios que descansaban tranquilos en sus encomiendas. La persecución de los miembros de la orden tuvo su momento de mayor tragedia con la quema del último gran maestre Jacques de Molay junto a las puertas de Notre Dame. Allí  se instaló la pira donde debían expiar los pecados por los que habían sido injustamente condenados y torturados. Una vez más París. Una vez más, un crimen en nombre de la fe.

Pero hablamos de historia, de hace muchos siglos. Lo que sucedió el pasado viernes nos dejó helados, por la barbarie, por la época en que vivimos,una época de falsa comodidad y frágil bienestar, por la gran ciudad que es  y por lo cerca que nos toca.

Ahora cabe una reflexión difícil pero necesaria. Es fácil y natural  sentirse triste y dolido por los sucesos del viernes, en buena parte porque las nuevas tecnologías nos permitieron seguir la tragedia casi a tiempo real, ver los twitter, noticias difundidas incluso por las victimas o gente cercana a los sucesos. Pero siendo fácil, no deja de ser  una actitud hipócrita.

Empezamos a tener conciencia de la crisis de los refugiados por una foto de un niño ahogado en una playa. Que pena, se me revolvió el estómago, es cierto. Pero ¿Cuántos niños mas murieron ese día?, ¿Cuántos los días anteriores?, ¿Cuántos lo han seguido haciendo desde entonces?. Vivimos mirando a otro lado, siempre mirando a otro lado y es algo humano, bastantes tristezas y luchas en el día a día, es cierto. Pero ¿porqué cuando sucede en París nos sobrecoge, o en NY, o por supuesto aquí, en Madrid?.

No pasa un mes en que no suceda un atentado en Siria, Irak, Afganistán o Dios sabe, pero los pasamos casi sin inmutarnos a ver si llegan los deportes y con suerte ha ganado nuestro equipo o Fernando Alonso ha conseguido terminar una carrera o se sabe algo más de la disputa Rossi-Márquez, que casi se convierte en un problema de Estado.

El dolor de esas familias, la tragedia que viven, sus muertos, sus hijos, sus padres, sus madres o hermanos, no es diferente al de las familias que han quedado destrozadas en París, no lo es. Pero preferimos no verlo. Asumimos que allí es normal. Y ¿Cómo va a ser normal?. Quizás París sirva para golpear nuestras conciencias, para que por fin se haga algo para frenar esta barbarie, pero ¿Qué?.

No me atrevo a dar soluciones, no se puede justificar un castigo no selectivo de seres humanos solo por vivir en un lugar determinado, no esta justificado que mueran justos por pecadores. La solución nunca debería ser la venganza. Tampoco lo es mantenerse contemplativos y esperar otro golpe, que desgraciadamente llegará.

Son los políticos quienes deben buscar una solución global a este problema y ponerla en práctica. Pero a nosotros nos queda un largo camino y también tenemos deberes. No deberíamos confundir terrorismo islamista con Islam. No metamos a todos los musulmanes en el mismo saco de culpabilidad. Ellos son también víctimas del terror de estos fanáticos. La yihad no es la representación de la religión islámica es solo una doctrina arcaica y malinterpretada. Defender tu fe, no es matar por tu fe. Se trata tan  solo de una religión malinterpretada por dementes, muchos de ellos culpables solo de haber nacido donde han nacido y haber sido adoctrinados en el odio hacia unos valores que simplemente son diferentes a los suyos.

El “ojo por ojo”, también está escrito en la Biblia y solo una persona irracional y fanática entendería que esa es la esencia que emana de esas escrituras. Los cristianos enarbolaron las banderas cruzadas y masacraron ciudades enteras en nombre de la fe, en nombre de Dios.

Pero eso fue en la Edad Media, entonces la yihad islámica tenía su sentido en una lucha demencial entre fanáticos donde unos no eran mejores que los otros. La esencia de la Biblia, para quienes creen, es un mensaje de tolerancia y amor al prójimo representado por uno de los sacrificios más grandes que se han escrito en la historia de la humanidad.No cabe duda que cualquier religión bien entendida, enseña tolerancia, respeto y amor a los demás.

No cometamos más crímenes en nombre de Dios, Yahvé o Alá, no caigamos en la trampa de catalogar a todos con el mismo nombre por ser de otra cultura, religión o  raza. Solo somos personas y nuestra cultura y forma de pensar solo depende del azar de haber nacido en uno u otro lugar.

Que Dios guarde a las familias de las victimas de París, pero también de Libia, Siria, Irak, Irán…

Mi corazón está con todos ellos. Ojalá y no perdamos la fe en el ser humano, ese sería el mayor triunfo del terror.

París volverá a renacer, como siempre ha hecho a lo largo de la historia.  Hoy más que nunca, cobra sentido el orgulloso lema de la gran nación francesa: libertad. igualdad y fraternidad.

Vive la France!

 
1 comentario

Publicado por en 16 noviembre, 2015 en Opinión

 

Etiquetas: , ,

20000 Gracias!!!


Imagen20000 visitas…uff! a mi me parecen muchas, pero esto de la red no tiene fin. Ya no se que deciros para agradecer que me visitéis de vez en cuando, a pesar de que llevo mucho tiempo sin escribir pasando una rachilla complicada de mucho estrés y cero en productividad. A pesar de todo haré un nuevo propósito de enmienda e intentaré volver a escribir un poquito más.

Un abrazo muy fuerte y gracias de nuevo por la confianza.

 

Juan

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 mayo, 2014 en Opinión

 

Mejorando la relación dentista/paciente


Articulo_Principal_medico_paciente

Comienza un nuevo año y siempre nos proponemos cambiar cosas, unos dejar de fumar, otros hacer más deporte, adelgazar, conseguir según que metas, así somos (habitualmente nos dura el entusiasmo hasta carnavales en los mejores casos). Hace poquito mis compañeros dentistas se reunieron con la finalidad de encontrar una solución a los numerosos problemas que nos encontramos en la profesión. Hablar del desprestigio de la odontología podría llevarme horas o tan solo unas 4 o 5 palabras (versión reducida, modo twitter: “Esto es una puta mierda”). Siempre termino dejando el tema porque se que el día que lo retome, me explayaré como Dios manda y me dedicaré a decir unas cuantas verdades y seguramente a ganarme unos cuantos enemigos. Pero en este mi propósito del nuevo año, ya que no fumo y el estrés hace que no tenga sobrepeso, mi propósito es ser constructivo y voy a trata de aportar mi pequeño granito de arena con el fin de mejorar el trato y la relación humana entre nosotros los bienamados dentistas y nuestros queridos pacientes.

De este modo, voy  a escribir unas pequeñas pautas a seguir por unos y otros, que favorezcan una relación más cordial y amable entre dentista y paciente. Esta será mi primera aportación para ese estupendo lema de “salvemos la odontología” que tan fervientemente han enarbolado muchos de los responsables de que nos hayemos en esta delicada situación (debe ser que ya no les llega para pagar las cuotas del yate y ahora ya les jode y les preocupa).

I PARTE: Decálogo de normas que los pacientes deberían seguir para mejorar la relación con sus dentistas:

1.- El dentista no es el enemigo, ni el responsable de los males del mundo. Empiece por comprender que su dentista es también una persona como usted. Esto le ayudará a establecer una buena base en la relación con su dentista y quién sabe si acaba en una relación cordial o incluso una amistad.

2.-El dentista no disfruta haciendo daño, ni tiene especial interés en verle sufrir. Hijos de puta hay en todos lados y profesiones, pero partimos de la base de que un dentista que no sea un psicópata, lo que quiere es que su paciente esté a gusto y vuelva, para lo que tratará de evitar que sufra y le duela cualquier tratamiento que se le vaya a realizar. Independientemente de eso, como todo en la vida, podemos encontrarnos con manos más o menos agradables o delicadas, lo que viene a ser diversidad, que es un principio de la naturaleza.

3.- Todos los dentistas no son ricos. El dentista no se limpia el culo con billetes de cien, ni se baña en champán. A algunos les gusta el golf y la mayoría no solo no tienen chalet en la playa sino que además no pueden permitirse unas vacaciones como Dios manda. Fin al cliché de dentista rico, eso señores se acabó y ya hace tiempo. Un dentista es autónomo (con el puteo que eso conlleva), y muchas veces trabaja de sol a sol para tener un sueldo mileurista (con el agravante de que debe pagar autónomo, baja laboral, seguro de responsabilidad civil, colegiación y muy probablemente alguna cuota de los estudios que realiza para mejorar la calidad de sus tratamientos…)

4.-Usted no paga un empaste. Cuando va a una clínica privada, oh sorpresa!, no está pagando un empaste. En esa clínica, que vale un dinero, seguramente le ha atendido una recepcionista (que eventualmente cobra su sueldo y también tiene hipotecas…), le atenderá amablemente y estará pendiente un auxiliar o higienista (que también debería cobrar su sueldo…), y le tratará un profesional cualificado que ha dedicado (y sigue, si es como toca)buena parte de su vida, su esfuerzo y su dinero a formarse y que tiene todos los gastos de cualquier persona normal, más los añadidos (ver párrafo anterior). Además de los pagos a la empresa que recoge los residuos, control de rayos, todos los seguros, impuestos, luz y agua de la clínica, los baberitos, servilletas y todos los materiales que usa para el mencionado empaste, que por desgracia, también cuestan dinero. El dentista no es tan caro.

5.-La odontología es una rama sanitaria. Que el lado comercial de la odontología haya crecido tanto y haya superado al lado sanitario es una desgracia para todos. Recuerde que nadie vende oro por paja, si le ofrecen un tratamiento más barato, es probable, que se deba a una pérdida en la calidad del mismo (o bien en la calidad de los materiales o en la dedicación y asistencia…). 

6.-Los tratamientos fallan. Volvemos a lo de antes, sanidad. Aceptamos que cualquier intervención médica pueda ir mejor o peor, que un tratamiento farmacológico pueda hacernos más o menos efecto, pero exigimos que lo que el dentista nos hace salga perfecto y además sea barato y además dure por los siglos de los siglos (amén). Las condiciones de cada paciente son diferentes, la salud influye, las enfermedades sistémicas influyen y los cuidados que uno tenga también.

7.- Usted tiene el derecho (y yo diría que casi la obligación) de entender que se la va a hacer y porqué y cuales son las alternativas a realizarse uno u otro tratamiento (eso es más importante que los costes, que también, pero préstele atención).

8.-Si no existe comunicación con su dentista, cambie de dentista. Alguna ventaja tiene que haber en que seamos tantos. Encuéntrese cómodo cuando vaya al dentista. Los dentistas somos los primeros que sabemos que no es agradable sentarse en nuestros modernos sillones.

9.-Llegue a tiempo a sus citas, y si no va a ir moléstese en llamar y cancelarlas. El dentista suele tener familia y más vida que estar en la clínica, no le haga perder el tiempo. Entendiendo que su tiempo también es oro, es usted el que debe esperar y no al revés. Piense que un dentista no tarda más por hacerle esperar, está dedicando el tiempo necesario para tratar a un paciente como usted, y esto no son ciencias exactas. Los tiempos suelen ser aproximados, y si usted llega media hora tarde, es media hora que se acumula, más imprevistos…el paciente que llegue posteriormente probablemente será atendido 45-60 minutos tarde.

10.-Sea amable, respetuoso y de las gracias antes de irse. A todos nos encanta que nos traten bien (los dentistas no somos una excepción) y muchas veces es la sonrisa y el agradecimiento de nuestros pacientes lo que mayor satisfacción nos reporta.

 

Nota: si tiene en consideración este decálogo es probable que la relación con su dentista sea sustancialmente mejor. 

En próximas versiones hablaremos del decálogo de normas de comportamiento que debe tener el dentista para mejorar la relación con sus pacientes.

 

 
4 comentarios

Publicado por en 3 enero, 2014 en Opinión

 

Aprender a crecer.


ImagenSorprende observar a esos pequeños seres, bullicio de células en movimiento incesante, que son nuestros hijos. A menudo me hace pensar. Es simplemente increíble ver la naturalidad con que realizan cada acto cotidiano, siempre ilusionados al comenzar cada nuevo día, una nueva oportunidad de vivir nuevas peripecias y aventuras. Lo más sorprendente de todo, es ver como cada día aprenden algo nuevo con la ilusión del que tiene todo por descubrir. Todavía guardamos alguna sensación similar cuando viajamos a países de diferentes culturas y nos sorprende ver lo diferentes que pueden ser los paisajes y las costumbres cotidianas. Realmente se me queda cara de idiota, cada vez que miro a mi niño de apenas año y medio (aún se contabiliza en meses…18 meses), como sale a la calle con la ilusión de observar lo que le rodea, como busca simplemente el contacto con nuevas texturas y te devuelve una mirada orgullosa cuando es capaz de subir un pequeño escalón sólo y yo le presto la suficiente atención como para aplaudirle el logro conseguido. Cabe preguntarse en qué momento de nuestras vidas, dejamos de ser capaces de disfrutar de esos pequeños detalles. A fin de cuentas, los detalles lo son todo y nosotros hace tiempo que hemos olvidado como disfrutar de las pequeñas cosas, de los muchos regalos que nos ofrece cada día que empieza. Una vez más tenemos mucho que aprender de nuestros pequeños maestros. De mi hijo aprendo cada día y hoy no me cabe duda de que ellos conservan la esencia de lo que somos, todavía impoluta. Nadie puede expresar tanto con tan poco. Son capaces de mirarnos de manera que arañan lo más profundo del alma, para recordarnos lo que es una mirada de amor sin peros, sin excusas, sin filtros, sin artificios que corrompan la grandeza del sentimiento.

Y la verdad de todo esto, es que hace mucho tiempo que dejamos de crecer para simplemente hacernos mayores. Triste es el momento en que dejamos de ser niños, culpa en gran parte de un concepto equívoco de lo que es ser adulto. El momento en que dejamos de disfrutar de los detalles, y empezamos a pensar que ya nada puede sorprendernos, es el momento en que empezamos a morir poquito a poco.

Ojalá aprendamos de nuevo a pensar en la importancia de las pequeñas cosas que nos rodean y los pequeños detalles que dejamos pasar, como la brisa, para volver a disfrutar de su frescura, de la esencia de cada instante, irrepetible y aprendamos de nuevo a crecer como una vez lo hicimos.

 
1 comentario

Publicado por en 21 abril, 2013 en Opinión

 

10000 visitas!


Pues otra cifra importante alcanzada. Gracias a todos los que habeis hecho posible llegar a estos números, espero que sigais acompañándome en el camino hasta los 50000, que será el próximo punto a celebrar. Espero que os animeis y seais más participativos, espero vuestros comentarios aunque sean críticos (no seais muy malos).
Un abrazo fuerte y 10000 gracias.

 
Deja un comentario

Publicado por en 28 octubre, 2012 en Eventos, Opinión

 

En Tiempos de Fisuras.


 Sorprendido estoy, ya que tras volver de mis vacaciones de veranito, como siempre cortas y en la semana de vuelta al cole y depresión postparto (todo junto), que supone el tratar de readaptarse al ritmo de trabajo cotidiano (volver a subir el indicador de estrés de 0-100 en apenas unos segundos y asumir las responsabilidades de adulto trabajador y padre de familia…), pues me he encontrado con un altísimo indice de pacientes que acuden con dolor a visitarme, a causa de la existencia de fisuras-fracturas de piezas dentales. Y direis: ¿y eso no es lo normal en ese tu hermoso trabajo?, pues lo cierto es que, en apenas una semana de trabajo, he tenido más casos que en los últimos dos años y esto la verdad, requiere un pequeño análisis y una pequeña reflexión. ¿Qué hace que una muela se fisure o directamente se fracture?. Lo que está claro es que dientes con extensas restauraciones, como pueden ser enormes amalgamas de plata (los empastes metálicos, que ya son más amalgamas con un poco de diente incrustado que otra cosa), o endodonciados (con restauraciones con mayor o menor gracia o criterio), son candidatos perfectos, pero lo que termina por condenar a estos pobres dientes, al famoso cubo de la basura clínico (toda una entidad en cualquier clínica que se precie), es el exceso de carga funcional, que dicho en cristiano, es darle excesiva caña a unos dientes de por sí predispuestos a ceder el puesto a un estupendo implante de titanio. La conclusión a mi reflexión es clara, si bien se precisan unas condiciones iniciales (existencia de fisuras previas, de muy dificil diagnóstico, o las que hemos visto…),  ¿Qué ha cambiado para que estadisticamente el numero de casos aumente de forma tan alarmante?. Pues quizás sea pura coincidencia, pero lo que ha cambiado es el panorama social actual… si amigos la CRISIS de los cojones!!. La mayoría de pacientes se hayan en niveles de estrés que rozan la sobredosis, y asi te lo cuentan, lo que se traduce en mayor apretamiento de dientes, peor descanso, parafunción nocturna, o sea bruxismo y hacer pupita a nuestros dientes, que a pesar de todo no tienen culpa de nada y no estan preparados para ese martirio chino al que los sometemos. Debe ser que estamos en una época de fisuras, donde nuestros dirigentes no aportan más que una imagen llena de fisuras, donde las soluciones no se mantienen por su peso y están llenas de fisuras, con grandes fisuras morales, con enormes fisuras por donde se escapan de forma continua los queridos euros, y así sucesivamente, fisuras, fisuras y más fisuras. Y al final de todo, cuando la fisura es profunda, más tarde o más temprano, como el martirio de la gota de agua, que cae sin cesar, al final aparece la temida fractura y fin del juego. Nuestro diente decide pasar a mejor vida y olvidarse de aguantar nuestras terribles embestidas y descansar por fin. No hay más solución, se quita el diente, y muerto el perro se acabó la rabia. Te disculpas con el paciente que no era consciente de la gravedad del asunto, hasta que le muestras el cadáver todavía caliente y partidito en dos, por no haber podido ofrecerle una solución menos drástica. Y a seguir con el siguiente esperando que realmente sea solo una coincidencia y no una tendencia, aunque…mientras permanezcan las fisuras en nuestros gobiernos, en la economía, en la moral de nuestras gentes, mucho me temo…La pena es que la solución no sea tan sencilla como cuando sucede en un diente.

 
1 comentario

Publicado por en 5 septiembre, 2012 en Opinión

 
 
La Ciencia y sus Demonios

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

OLIVER RIVAS

experiencia en odontología

Support

WordPress.com Support