RSS

Archivos Mensuales: febrero 2015

Odontólogos Ilustres: Ángel Lasala Carreras.


Angel_2003 Quizás para muchos se trate de un personaje desconocido,  para mi lo era hasta hace  bien poco que recibí un mensaje de la Dra  Dayana Hernández , en respuesta a la entrada: “injusticias de la memoria histórica”. Lo cierto es que me ha encantado leerla y me ha facilitado un  motivo para investigar un poquito sobre la vida del dr Lasala, con una historia digna de ser recordada  y cuya vida quedó marcada para siempre tras un giro del destino que le llevó a exiliarse hacia la que fue su casa de adopción y donde desarrollo casi toda su labor  docente y clínica: Venezuela.

El dr Lasala nació en Zaragoza en 1914, se licenció en medicina en Madrid y se especializó en estomatología. Abarcó muchas de las ramas de nuestra profesión, pero destacó a nivel  internacional por sus trabajos en el campo de la Endodoncia. No en vano, es considerado para muchos como uno de los padres de la Endodoncia en Hispanoamérica.

Colaboró como médico del bando republicano durante nuestra infame guerra civil, lo que le sirvió para ser condenado en 1945 por motivos políticos, a treinta años de cárcel.Como muchos sufrió la crueldad de la guerra muy de cerca. En 1936, el día 24 de septiembre, se dirigió a la prisión para visitar a su padre preso, el día de su cumpleaños. Al llegar le notificaron que su padre “había sido liberado”, lo que en realidad quería decir, que le habían dado “el paseillo”. Gracias a sus contactos en la Universidad de Zaragoza, el conserje pudo confirmarle la triste noticia y enseñarle la ubicación de sus restos. Con el final de la II Guerra Mundial, huyó a Francia, donde trabajó en una fábrica de conservas de Perpignan.Durante su huida y para cruzar la frontera tuvo que atravesar nadando un río helado en pleno invierno, llevando una única maleta donde guardaba los libros de odontología que había comprado en París “con sus últimos francos”, como el mismo contaba. En 1946 se embarcó en el puerto de Le Havre en el primer barco que partía hacia América tras la guerra,el Colombie, rumbo a Venezuela. Allí ejerció como médico rural en Guapo (estado de Miranda) y La Quebrada (estado de Trujillo). Amó Venezuela como su nuevo comienzo, como a su patria.
Así contaba su llegada a este país:
“…el 25 de octubre del año 1946 tuve la emoción, la alegría y la esperanza, de pisar por primera vez esta bendita tierra venezolana, venía de Europa triste, que había sufrido una horrible guerra. Quince días antes había salido a bordo del buque “Colombie”, del puerto de Le Havre en el Canal de la Mancha/…/ Entrar a Venezuela significó para mi encontrar apoyo , paz, solidaridad, trabajo, amistad y cariño. /…/

/…/Desde el primer día todo me pareció hermoso y mágico, las puertas se me abrían, aparecían amigos, encontraba trabajo y confiaban en mí. Al principio fui médico-rural , recorrí los cacaotales de Barlovento, aspiré el aire andino de las altas montañas, montando a caballo para visitar alejados enfermos graves, recibí en mis manos al nacer niños hermosos en partos difíciles y aprendí a conocer, comprender y amar a ese pueblo rural maravilloso de Venezuela, mientras llegaban de España, mi esposa y mis dos hijos…”

descargaRevalidó su título de médico estomatólogo en Venezuela y en 1947 fue nombrado catedrático de Clínica y  Cirugía Estomatológica y de Radiología y Fisioterapia en la Facultad de Odontología de la Universidad de los  Andes, en Mérida. En 1948 recibió el doctorado en esta Universidad y obtuvo la nacionalidad venezolana. En  1949 es trasladado a la recién abierta Universidad del Zulia (Maracaibo), en cuya Facultad de Odontología es  nombrado titular de las cátedras de Endodoncia y de Patología y Clínica Estomatológica. Así mismo fue  nombrado director de la Facultad de Odontología (1949-50) y del Instituto de Investigaciones Odontológicas  (1961-62).

En 1973 comenzó a impartir clases del curso de posgrado de Endodoncia del Hospital San Rafael de Barcelona. En 1974 es nombrado profesor extraordinario invitado del curso de Endodoncia de la  Universidad Autónoma de Nuevo León, en Monterrey (México), y posteriormente es designado profesor extraordinario de la Escuela de Estomatología de la Universidad Complutense.

Ha publicado tres ediciones de su obra Endodoncia (texto recomendado en 79 Universidades y de consulta en muchas más) y dos ediciones de la Guía de Endodoncia. Ha colaborado en libros de otros autores y publicado numerosos trabajos científicos en distintas revistas. Es miembro de numerosas Instituciones y Asociaciones internacionales, entre ellas de la Asociación Americana de Endodoncistas de Estados Unidos.

Se jubiló en 1978, como profesor emérito, continuando sus trabajos de investigación, publicaciones y cursos de posgraduados en diversos países. Falleció en septiembre de 2005.Su legado queda para la posteridad. Su hija Aurora continuó su labor como docente y endodoncista, siguiendo el ejemplo de su padre.
Una vida digna de mención, por lo difícil, por tanto sacrificio y por un amor fuera de toda duda hacia nuestra profesión. Ahora me consta también que una persona muy respetada y querida por quienes tuvieron el honor de conocerle.
Desde aquí mi pequeño homenaje, mi sincero agradecimiento a Dayana y mi abrazo sincero a mis compañeros de Venezuela, quienes siguen sufriendo una situación difícil.

Anuncios
 
12 comentarios

Publicado por en 2 febrero, 2015 en Odontólogos ilustres.

 
 
La Ciencia y sus Demonios

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

OLIVER RIVAS

experiencia en odontología

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.