RSS

Mejorando la relación dentista/paciente

03 Ene

Articulo_Principal_medico_paciente

Comienza un nuevo año y siempre nos proponemos cambiar cosas, unos dejar de fumar, otros hacer más deporte, adelgazar, conseguir según que metas, así somos (habitualmente nos dura el entusiasmo hasta carnavales en los mejores casos). Hace poquito mis compañeros dentistas se reunieron con la finalidad de encontrar una solución a los numerosos problemas que nos encontramos en la profesión. Hablar del desprestigio de la odontología podría llevarme horas o tan solo unas 4 o 5 palabras (versión reducida, modo twitter: “Esto es una puta mierda”). Siempre termino dejando el tema porque se que el día que lo retome, me explayaré como Dios manda y me dedicaré a decir unas cuantas verdades y seguramente a ganarme unos cuantos enemigos. Pero en este mi propósito del nuevo año, ya que no fumo y el estrés hace que no tenga sobrepeso, mi propósito es ser constructivo y voy a trata de aportar mi pequeño granito de arena con el fin de mejorar el trato y la relación humana entre nosotros los bienamados dentistas y nuestros queridos pacientes.

De este modo, voy  a escribir unas pequeñas pautas a seguir por unos y otros, que favorezcan una relación más cordial y amable entre dentista y paciente. Esta será mi primera aportación para ese estupendo lema de “salvemos la odontología” que tan fervientemente han enarbolado muchos de los responsables de que nos hayemos en esta delicada situación (debe ser que ya no les llega para pagar las cuotas del yate y ahora ya les jode y les preocupa).

I PARTE: Decálogo de normas que los pacientes deberían seguir para mejorar la relación con sus dentistas:

1.- El dentista no es el enemigo, ni el responsable de los males del mundo. Empiece por comprender que su dentista es también una persona como usted. Esto le ayudará a establecer una buena base en la relación con su dentista y quién sabe si acaba en una relación cordial o incluso una amistad.

2.-El dentista no disfruta haciendo daño, ni tiene especial interés en verle sufrir. Hijos de puta hay en todos lados y profesiones, pero partimos de la base de que un dentista que no sea un psicópata, lo que quiere es que su paciente esté a gusto y vuelva, para lo que tratará de evitar que sufra y le duela cualquier tratamiento que se le vaya a realizar. Independientemente de eso, como todo en la vida, podemos encontrarnos con manos más o menos agradables o delicadas, lo que viene a ser diversidad, que es un principio de la naturaleza.

3.- Todos los dentistas no son ricos. El dentista no se limpia el culo con billetes de cien, ni se baña en champán. A algunos les gusta el golf y la mayoría no solo no tienen chalet en la playa sino que además no pueden permitirse unas vacaciones como Dios manda. Fin al cliché de dentista rico, eso señores se acabó y ya hace tiempo. Un dentista es autónomo (con el puteo que eso conlleva), y muchas veces trabaja de sol a sol para tener un sueldo mileurista (con el agravante de que debe pagar autónomo, baja laboral, seguro de responsabilidad civil, colegiación y muy probablemente alguna cuota de los estudios que realiza para mejorar la calidad de sus tratamientos…)

4.-Usted no paga un empaste. Cuando va a una clínica privada, oh sorpresa!, no está pagando un empaste. En esa clínica, que vale un dinero, seguramente le ha atendido una recepcionista (que eventualmente cobra su sueldo y también tiene hipotecas…), le atenderá amablemente y estará pendiente un auxiliar o higienista (que también debería cobrar su sueldo…), y le tratará un profesional cualificado que ha dedicado (y sigue, si es como toca)buena parte de su vida, su esfuerzo y su dinero a formarse y que tiene todos los gastos de cualquier persona normal, más los añadidos (ver párrafo anterior). Además de los pagos a la empresa que recoge los residuos, control de rayos, todos los seguros, impuestos, luz y agua de la clínica, los baberitos, servilletas y todos los materiales que usa para el mencionado empaste, que por desgracia, también cuestan dinero. El dentista no es tan caro.

5.-La odontología es una rama sanitaria. Que el lado comercial de la odontología haya crecido tanto y haya superado al lado sanitario es una desgracia para todos. Recuerde que nadie vende oro por paja, si le ofrecen un tratamiento más barato, es probable, que se deba a una pérdida en la calidad del mismo (o bien en la calidad de los materiales o en la dedicación y asistencia…). 

6.-Los tratamientos fallan. Volvemos a lo de antes, sanidad. Aceptamos que cualquier intervención médica pueda ir mejor o peor, que un tratamiento farmacológico pueda hacernos más o menos efecto, pero exigimos que lo que el dentista nos hace salga perfecto y además sea barato y además dure por los siglos de los siglos (amén). Las condiciones de cada paciente son diferentes, la salud influye, las enfermedades sistémicas influyen y los cuidados que uno tenga también.

7.- Usted tiene el derecho (y yo diría que casi la obligación) de entender que se la va a hacer y porqué y cuales son las alternativas a realizarse uno u otro tratamiento (eso es más importante que los costes, que también, pero préstele atención).

8.-Si no existe comunicación con su dentista, cambie de dentista. Alguna ventaja tiene que haber en que seamos tantos. Encuéntrese cómodo cuando vaya al dentista. Los dentistas somos los primeros que sabemos que no es agradable sentarse en nuestros modernos sillones.

9.-Llegue a tiempo a sus citas, y si no va a ir moléstese en llamar y cancelarlas. El dentista suele tener familia y más vida que estar en la clínica, no le haga perder el tiempo. Entendiendo que su tiempo también es oro, es usted el que debe esperar y no al revés. Piense que un dentista no tarda más por hacerle esperar, está dedicando el tiempo necesario para tratar a un paciente como usted, y esto no son ciencias exactas. Los tiempos suelen ser aproximados, y si usted llega media hora tarde, es media hora que se acumula, más imprevistos…el paciente que llegue posteriormente probablemente será atendido 45-60 minutos tarde.

10.-Sea amable, respetuoso y de las gracias antes de irse. A todos nos encanta que nos traten bien (los dentistas no somos una excepción) y muchas veces es la sonrisa y el agradecimiento de nuestros pacientes lo que mayor satisfacción nos reporta.

 

Nota: si tiene en consideración este decálogo es probable que la relación con su dentista sea sustancialmente mejor. 

En próximas versiones hablaremos del decálogo de normas de comportamiento que debe tener el dentista para mejorar la relación con sus pacientes.

 

Anuncios
 
4 comentarios

Publicado por en 3 enero, 2014 en Opinión

 

4 Respuestas a “Mejorando la relación dentista/paciente

  1. Brenda Martinez

    26 agosto, 2014 at 6:23 pm

    El dentista por ser un servidor de la sociedad debe ser amable con el personal que el atiende al no serlo pues se crea una mala reputacion, esa mala reputacion lo llevara a no tener pacientes con interes de verlo en cada cita, como dentistas debemos ser amable y agrdecidos, lo odontologia es el arte de ser amable.

     
  2. Laura Aida Garcia Saenz

    16 abril, 2015 at 11:04 pm

    Sin duda cualquier relación interpersonal es complicada, más aún cuando se trata de nuestra salud, si bien es cierto que como odontólogos existe una responsabilidad profesional para atender a cualquiera que asista a consulta, muchas veces los pacientes llevan consigo prejuicios que pueden dificultar una relación armónica y de confianza; entender que como humanos nos necesitamos los unos a los otros y que estamos confiando nuestra salud a alguien, debería de ser el punto clave para entendernos y poder crear un vínculo que no solo ayude a poder hacer más amena una consulta sino también poder expresar nuestra necesidades para lograr mejores tratamientos.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
La Ciencia y sus Demonios

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

Dentisblog—Un blog sobre odontologia y otros aspectos de la vida.

Blog de Odontologia de Juan Fº Martinez-Lage Azorin

A %d blogueros les gusta esto: