RSS

Tabaco y salud bucal (I).

10 Oct

Volver a hablar de las repercusiones que el tabaco tiene en la salud de los consumidores y de los que estan a su alrededor, es sin duda un ejercicio de difícil ejecución, por varios motivos. El primero de todos, porque se trata de un tema que hemos hablado y que todos conocemos a la perfección, así que no vamos a decir que el tabaco es malo para la salud, creo que eso ya es una obviedad. Por otro lado los argumentos de los fumadores para perpetuar el hábito hace que la posible contestación se convierta en un diálogo de besugos. Célebres frases como: “es el único vicio que tengo”, “de algo hay que morir”, o algunas todavía peores que son las que directamente niegan que el problema sea tal, cómo: “no es para tanto”, “eso es mentira”, y “a mi no me sienta mal”.

Mi intención es intentar que conozcais la realidad respecto a este hábito, enfocándolo sobre todo a las repercusiones que conlleva en la aparición de problemas en la cavidad oral.

Epidemiología.

La OMS (Organización Mundial para la Salud), estimó que el tabaco causó  10 millones de muertes  en el siglo XX. Se estima que anualmente se producen más de 5 millones de muertes a causa del tabaquismo, siendo éste la primera causa de muerte evitable en todo el mundo. Se calcula  además que se llegan a producir más de 3000 muertes anuales por inhalación de humo de  los  que denominamos fumadores pasivos. El tabaco puede ser una causa indirecta, complicando otras enfermedades que pueden verse agravadas,  lo que  produce  un empeoramiento de la salud en general y no solo de los pulmones y el sistema respiratorio.

El consumo de tabaco en España ha descendido en los últimos 20 años situándose en la actualidad en menos del 30% de la población adulta.

El  tabaquismo es un problema de salud pública que  se caracteriza  por presentar una alta toxicidad y una alta adicción. La principal causa de su efecto adictivo  se debe a la nicotina, que es su  principal componente psicoactivo  y responsable del efecto de dependencia.

El aumento de la mortalidad está relacionado con el número de cigarrillos, los años de consumo y la profundidad de la inhalación. Un fumador tiene de media 10 años menos de esperanza de vida que un no fumador. Uno de cada dos fumadores morirá prematuramente a causa de enfermedades causadas por el tabaco.El tabaquismo además, disminuye la calidad de vida. Son datos que sin duda asustan, si yo fuese fumador, sólo con estos datos ya no tendría más ganas de fumar. Pero existen datos esperanzadores: a la disminución progresiva del número de fumadores que hemos comentado antes, añadir un dato para los futuros ex-fumadores:  10 años después del cese, la esperanza de vida, vuelve a igualarse con la de un no-fumador.

Efectos en la salud bucal.

La implicación del tabaco en la salud bucal, es evidente, si partimos desde el punto en que el tabaco (cigarrillos, pipa, tabaco de mascar), va a entrar en contacto desde el inicio con la boca, que es la principal vía de administración.

El tabaco produce alteraciones estéticas y funcionales en la cavidad oral. Las encías sufren este hábito,con mayores alteraciones y un  agravamiento de los procesos periodontales, que son más agresivos y difíciles de tratar. El fumador sufre con más frecuencia enfermedades de las encías agresivas y menos frecuentes como son las enfermedades necrotizantes. Se producen además recesiones de encías (la encía está más baja), en las zonas donde se apoya generalmente el cigarro o la boquilla de la pipa. Se producen alteraciones que además pueden enmascarar este tipo de enfermedades (por ejemplo una gingivitis que no sangra, causada por la vasoconstricción que produce la nicotina), por lo que el diagnóstico o la alerta del que las sufre es menor y por tanto al momento del diagnóstico, el pronóstico es peor. Las lesiones curan peor tras el tratamiento profesional y aparecen más cantidad de reincidencias, lo que lleva a una progresión de la enfermedad y por tanto a un peor desenlace.

Los pacientes que sufren de enfermedad periodontal grave, generalmente son los que más piezas dentales pierden y por tanto los que más frecuentemente necesitan de tratamientos con implantes y regenerativos. Pero a su vez el continuado hábito tabáquico, empeora el éxito de estos tratamientos (hasta 3-4 veces), por lo que entramos en un círculo vicioso, donde tenemos mayor demanda de implantes y peor pronóstico.

Por contra se han reportado mejoras en las terapias con implantes incluso cuando el paciente ha abandonado el tabaco una semana antes de la intervención y mantenido la abstinencia 8 semanas después.

Los fumadores presentan hasta 4 veces más riesgo de padecer cáncer oral. Si además añadimos el consumo de alcohol, se produce una sinergia que llega a triplicar el riesgo de aparición de cáncer, ya que aumenta la permeabilidad de las mucosas facilitando la entrada de toxinas. Tras 5-10 años de dejar el tabaco desaparece el mayor riesgo de desarrollar cáncer bucal en los ex-fumadores.

Se considera que la leucoplasia (lesión blanquecina en las mucosas orales), es la lesión precancerosa (es decir que siendo benigna puede transformarse en maligna y dar cáncer) más frecuente que puede aparecer en boca. Aparece hasta 6 veces más frecuentemente en fumadores, existiendo una relación dosis-respuesta, lo que quiere decir que el abandonar el hábito puede dar lugar a una regresión de las lesiones que pueden incluso desaparecer.

Aparecen además problemas estéticos por coloración de los dientes, arrugas en la cara y halitosis (mal aliento). La capacidad de distinguir olores y sabores está también disminuida y se puede recuperar tras el abandono del hábito. El sabor que más se afecta es el salado (con umbrales hasta 12 veces más altos para distinguir un alimento como salado), lo que puede repercutir en los hábitos alimenticios y en la salud cardiovascular (hipertensión). Las heridas cicatrizan peor y los postoperatorios suelen ser más incómodos y dolorosos. Aparecen más infecciones por hongos (candidiasis) y se ha comenzado a demostrar que también aumentan el riesgo de desarrollo de caries.

 
 
 
 
 
 
 

 

En una siguiente entrega hablaremos de como dejar de fumar, para que todo esto tenga algo positivo y no sea sólo un tema difícil de digerir sin más.

Anuncios
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
La Ciencia y sus Demonios

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

Dentisblog—Un blog sobre odontologia y otros aspectos de la vida.

Blog de Odontologia de Juan Fº Martinez-Lage Azorin

A %d blogueros les gusta esto: